Euroresidentes
Historias Extraordinarias

Historias Extraordinarias

"La escritura no depende de lo que sepamos sino de lo que queremos ser"

Creado hace 29 días por baleato

Expresad lo que vuestra mente piense, imagine...
Este espacio es para que cualquiera escriba de lo que quiera, pero siguiendo una única regla:

-No faltar al respeto a nadie por ser como es o pensar como piensa.

Aquí serémos todos una familia. Debemos aceptarnos como somos para que esto evolucione y avance.
HARÉMOS HISTORIA.

También podeis pegar un LINK para acceder a vuestro blog de escritura, pero ADVERTENCIA, quitadle el "www o https o cualquier linkado que pueda acceder directamente. Los que los queramos ver ya COPIAREMOS y PEGAREMOS en nuestro navegador. Gracias.

Bienvenidos, WRITER-HUMANS

5 Escritores Sapiens

Entrelibros Entrelibros
baleato baleato
SamuraiRojo SamuraiRojo
smileandamor smileandamor
TalesOfMemories TalesOfMemories


Thumb_up +3 / -0 Thumb_down

Sigue_miweb_twitter

20 comentarios

smileandamor smile...

smileandamor dijo:

Era la tarde del viernes 13 de marzo y cerca de nuestra casa había una cuesta enorme dónde solíamos deslizarnos, ese día había una vigilia y una hermosa niña de ojos azules que estaba al final de la cuesta, me invito a dicha vigilia.



No me interesaban dichas cosas, pero decidí... ir. Ese día es para recordar.



Cuando regresaba, noté que yo era el único que venía hacia la dirección de la finca Santa Elena, pues para acortar camino era una buena zona. Las personas comentan, que suelen verse cosas extrañas en esta finca pues dicen que aquí enterraron a don Chente Pocasangre . La noche era una de esas noches que se sienten  más oscuras que de costumbre, de esas donde sientes que la oscuridad te toca el alma y te  estremeses por que invade una sensación  de miedo extraño, un miedo fuera de lo normal, que sale desde aquí... en medio de tu pecho y recorre todo tu cuerpo hasta el último de tus cabellos.



Yo camine por donde la luz de la luna guiaba mis pasos, sentí que algo venia tras de mi, pero no quise prestar tanta atención. Pues la abuela Lencha solía decir si vez o oyes algo que te eriza, no mires hacia tras, solo ¡¡¡grita!!! José, José... y todo estará bien. Pero mi curiosidad podía mas hasi que me detuve un segundo, y oí como pasos venían desquebrajando ramas tras de mi. En ese momento inicie a correr como loco por toda la finca. Hasta que algo me halo de la camisa...



Era un hombre ebrio con un machete, me agarro por la camisa y me tumbo al suelo. Me amenazaba diciéndome que me mataría,  que de aquí no saldría vivo. Me golpeaba y de pronto sentí como agua salia de mi nariz, una agua con sabor a hierro. Oh! ...Rayos!! Estaba sangrando.

 

Al levantar mi cabeza, veo a la niña hermosa de ojos azules parada, ...allí. .. indefensa. Y le digo: corre. El hombre ebrio me volvió a tomar de la camisa y me arrastraba mientras corría hacia donde la chica. Yo gritaba noooo... en ese momento vi algo majestuoso... vi como la chica se iluminó transformándose en un perro hermoso color blanco, pero algo no cambio en ella y fueron sus hermosos ojos azules.



El hombre se asustó y salio corriendo y tras el ese perro... o de veria decir El Cadejo blanco. Un espectro bienechor guardián de los caminos.

6 días


baleato baleato

baleato respondió:

Menuda historia!!!!!!
Ahora el borracho dse lo pensará dos veces antes de atacar a alguien , jajaja.
Muy bueno! ;)

5 días


baleato baleato

baleato dijo:

historiasextraordinariasg-rbal.blogspot.com.es/2017/04/historias-cortas-seres-excepcionales.html

HISTORIAS CORTAS: Seres Excepcionales

Se dice que los seres humanos son diferentes entre sí. Todos piensan de distinta forma, actúan de diferentes maneras y cada uno tiene sus propios ideales. Aun así, su estructura molecular nunca cambia, o casi nunca… Porque cada cierto tiempo el ADN sufre una imperceptible mutación que afecta a uno entre varios millones de niños nacidos, otorgándoles dones especiales.
Desde muy pequeño fui un marginado social. Mi tendencia al aislamiento me sumía en la soledad más veces de las que puedo recordar. En el colegio todos se metían conmigo, incluso los que consideraba mis mejores amigos. Siempre intenté ser yo mismo, salvo en algunas ocasiones en las que por contentar a los que me rodeaban, hacía tonterías para agradarles y que así, me aceptasen en sus círculos sociales, pero eso nunca sucedió. En el instituto, las cosas empezaron a cambiar un poco; aparecieron algunos nuevos amigos, y la marginación parecía desaparecer.
Me invitaron a ir con ellos para colarnos en el instituto. Emprendimos marcha hacia la aventura. Al llegar, saltamos por encima del cercado y accedimos al recinto. Fuimos directos a la entrada para desactivar la alarma, forzar la cerradura y entrar al despacho del director para hackear la base de datos del ordenador. Copiamos todos los archivos que pudimos; facturas, ingresos económicos… pero sobre todo exámenes. Una vez habíamos terminado, decidimos irnos. Súbitamente, mis compañeros me agarraron, me metieron dentro del baño y atrancaron la puerta por fuera, oía sus risas mientras se alejaban, mofándose de mí. Tenía 13 años y no sabía qué hacer. Yo grité y no pude hacer nada para evitar llorar. Sentí tal impotencia que en un momento de ira, agarré el pomo de la puerta, tirando de ella con tanta fuerza que la destrocé. Me quedé fascinado, y atemorizado, me marché a casa.
En cuanto llegué, fui a mi cuarto, cerré la puerta y me senté a pensar en mi cama. Cogí varios objetos que eran imposibles de romper con las manos para una persona normal, como una mancuerna que utilizaba para ejercitarme los brazos, la rompí a la mitad con solo intentar doblarla. Después quise ir más allá utilizando la fuerza mental. Tras muchos intentos, ocurrió. Había conseguido mover todos los objetos que quería, me costaba controlar esa fuerza, pero finalmente aprendí a manejarla. Ese día entendí lo diferente que era en realidad.
En mis momentos libres, practicaba utilizando mis poderes. Aunque era divertido, seguía sintiéndome solo. Pero dos años después conocí a los que serían mis mejores amigos. Ellos sí que eran verdaderos amigos, raros, eso sí, pero nunca me traicionaron. A menudo jugamos juntos a la consola, paseábamos por las cercanías del pueblo, o teníamos innumerables temas de conversación. Casi todos los sábados quedábamos para tomar algo en algún pub, no bebíamos mucho pero si lo suficiente para estar contentillos. Mirábamos mucho a las chicas, pero nunca nos acercábamos a ellas, supongo que sería porque no bebíamos lo suficiente, y todos los fines de semana eran así, o muy parecidos.
Uno de esos findes, dos chicas se acercaron a mis amigos para bailar con ellos, dejándome solo en la barra de la discoteca. No me importó, es más, no podía aguantar las ganas de reír cuando vi que la chica con la que bailaba uno de ellos lo besó, y acto seguido, se separó de él para besar a otro tío, la pobre chica estaba bastante borracha. Nunca olvidaré la cara de mi amigo.
Una noche, en las fiestas de una pequeña ciudad; había muchísima gente disfrutando de los puestos de ocio, las atracciones y las orquestas. Mis amigos y yo estábamos en la zona de los pubs, al igual que la mayoría de los jóvenes. Nos encontrábamos en la calle, cuando una luz procedente del cielo y un estruendo ensordecedor, nos obligó a mirar. Un meteorito que, evidentemente, no se había desintegrado al entrar en contacto con la atmósfera. El peligro era real, y se acercaba a nosotros. Todo el mundo se quedó paralizado, mientras contemplaban estupefactos, el trágico destino que les esperaba.
Tenía dos opciones; dejar que colisionara, matando a toda la gente en un radio de, varios quilómetros, o detenerlo y que todos descubrieran mis poderes. Y aunque no sabía si funcionaría, finalmente decidí actuar.
Me situé centrado al objeto, alcé la mirada hacia él y levanté la mano derecha. Cuando estuvo a la distancia adecuada, la fuerza emitida por mi mente y transportada a la mano, hizo que el meteorito se detuviera en seco, como si de una pared invisible se tratase. La potencia del impacto creó y liberó una leve pero notable onda expansiva, que se propagó por toda la zona. El meteorito seguía detenido a pocos metros de mí mano, y antes de devolverlo al Espacio, pronuncié:
“Podría haber dejado que impactaras, porque el universo es el único que tiene el poder de decidir, pero no puedo hacerlo. Sigo pensando que aún podemos cambiar. Lo siento mucho, hoy no será nuestro fin”.
Justo después concentré una gran energía, enviándola a mi mano, ésta a su vez, la dirigió al objeto e hizo que de nuevo regresase al lugar del que procedía, y observé aliviado, como poco a poco se alejaba… Todo quedó en silencio, miré a mí alrededor y los vi. Tantos ojos dirigidos a mí, tantas miradas hacia donde me encontraba. Desde ese momento, comprendí que ya nada volvería a ser igual.

6 días


smileandamor smile...

smileandamor respondió:

Vaya.... una buena historia... será parte de tu libro?
Me gustan tus historias... eres un buen escritor. Jaja a pesar que le fue mal al chavo de la historia llegara hacer un buen super héroe. Solo me imagino todas las miradas. Que será de el.

6 días


baleato baleato

baleato respondió:

Gracias, smileandamor :). No es parte de mi libro, no. Pero como sabrás, en él tambien hay gente con superpoderes, jajaja.

El secreto de este chico ha salido a la luz, pero él no teme. Sabe lo que es, será un buen superheroe y ayudará a quien lo necesite.

5 días


baleato baleato

baleato dijo:

THE MOON-G

"Se tiende a creer que me invade la soledad. Siempre con la misma monotonía, hacia arriba y hacia abajo. Pero desde aquí lo veo todo, y aunque abunde el espacio, también abunda la compañía. La distancia no importa, el estar ahí, sí. Contemplo los más oscuros secretos, y nada se escapa a mi presencia, nada".

8 días


smileandamor smile...

smileandamor respondió:

Que luna...lunática llena de secretos.

6 días


TalesOfMemories Tales...

TalesOfMemories dijo:

Vestía unas deportivas de nueva generación con luz incorporada, una chaqueta roja con capucha y una gorra. Llevaba a mi lobo rastreador e íbamos directos al centro comercial La Romania. Hacía frío y llovía, eran las doce del mediodía. Calculé las cámaras de seguridad. Observé. Nada mejor que mucha gente para pasar desapercibida. Entramos por las puertas mecánicas. Me gustan los sitios enormes y espaciosos. Había una tienda de golosinas, compré regalices varias. Luego entré en un Burger King y pedí tres hamburguesas: una double cheeseburguer, una big king y una crispy chiken mas una coca cola de dos litros. Busqué una mesa apartada y esperé a que los encargados trajeran todo. Terminé rápido y fui a mirar tiendas de ropa. De vez en cuando cogía alguna que otra prenda y la introducía dentro del bolsillo izquierdo de mis pantalones. A las ocho de la noche quedaba poca gente. Me metí en el ascensor y de ahí di un salto atravesando las paredes hasta el tejado y permanecí invisible para todo el mundo, hasta que cerraron la tienda, hasta que todo el personal se fuera, hasta que los guardas cansados se sentaron a comer su pizza pepperoni. Fue entonces cuando volví a bajar y me metí en busca de aquel muñeco Bouncin' Babies Baniel Ven con mamá. Oía su risita, el como gateaba siniestramente por las paredes. Pero maldición, había demasiados juguetes y todo estaba oscuro excepto mis zapatillas.
De repente, se hizo el silencio. Y luego la luz. La luz de esos ojos. Todos los muñecos se voltearon hacia mí y sonrieron como el gato Cheshire. Gritaron y empezaron a venir. Mandé a mi lobo a devorarlos pero simplemente eran demasiados y lo devoraron a él. Salí del centro comercial atravesando paredes, ¿cómo había pasado esto? Los muñecos no salieron, pero miraban por la puerta, subidos en el tejado, en las escaleras. Habían invadido todo el centro comercial. Saqué una canica del bolsillo derecho de mi pantalón. La lancé al aire y esta deslizó una barrera sobre todo el edificio. Ahora nadie podía salir, pero tampoco podía entrar. Saqué una moneda fantasmal y la tiré a hacia la barrera, la cual entró a través y empezó a hincharse como un globo. Me elevé del suelo bastantes metros flotando en el aire. La barrera explotó e hizo temblar el edificio. Trabajo terminado con éxito, sólo quedaron algunos pocos destrozos. Los muñecos fueron absorbidos por la moneda fantasmal hasta el grado de estallar y volverse polvo.
Saqué la piedra de resurrección del interior de mi zapato, dibujé un círculo en el suelo con una tiza e hice resucitar a mi lobo. Regresamos a casa no sin antes habernos llevado algunas golosinas de más, palomitas y hamburguesas con patatas del centro comercial, había de sobra.

9 días


smileandamor smile...

smileandamor respondió:

Jaja...esta para escalofríos pues trabaje en una tienda donde habían juguetes y ya en la noche cuando me quedaba a recibir pedidos. En la tienda se podíanos oír como los juguetes iniciaban a sonar de la nada, en todo el día no sonaba y por que esperaban hasta la noche para sonar, ni idea. Pero era escalofriante de verdad!!

9 días


TalesOfMemories Tales...

TalesOfMemories respondió:

Como ese cuento que narran los padres de que los juguetes cobran vida propia justo en la noche y se dedican a jugar para explicar por que los muñecos acaban tirados en el suelo y no siguen en la cama 0.0

8 días


Entrelibros Entre...

Entrelibros respondió:

Sabes, solía jugar con alguien, que tenía juguetes antiguos y tenia uno en particular, era un payaso y se miraba desde la ventana, nosotrasí jugábamos en las gradas y podíamos ver como el payaso se mecía solo. Aunque podrías decir que fue el viento, pero había viento enserio.

8 días


Entrelibros Entre...

Entrelibros respondió:

Post data. La historia es buena...jiji y eso me hace recordar

8 días


TalesOfMemories Tales...

TalesOfMemories respondió:

Un payaso travieso, tal vez quería salir a jugar, gracias Entrelibros.

7 días


baleato baleato

baleato respondió:

Con un final feliz y comida de sobra, jaja. Una historia terrorificamente bonita,
Me gustó.

8 días


TalesOfMemories Tales...

TalesOfMemories respondió:

Muy importante no quedarse con hambre, gracias amigo.

7 días


baleato baleato

baleato dijo:

historiasextraordinariasg-rbal.blogspot.com.es/2018/03/los-originales-secuela-de-el-gemelo-del.html

HISTORIAS CORTAS: Los Originales. (Secuela de: El Gemelo Del Espejo)

Habían pasado más de veinte años desde aquel día en que fui suplantado por el reflejo del espejo que había robado de aquella tienda al lado de nuestro apartamento. Y todo este tiempo me ayudó a convencerme de que ya nunca volvería a mi verdadera Tierra, hasta que sucedió lo que parecía imposible.
Mi nombre es Xonlok. Tengo el pelo corto negro, ojos verde claros, una tez tirando a blanquecina y soy alto más esbelto.
Hace unos días noté un temblor en este mundo que alertó a gran parte de la gente que también está atrapada aquí. Nunca había ocurrido con tanta magnitud. Siempre se habían percibido vibraciones, pero nunca como esta.
Tras la sacudida un enorme agujero se originó en pleno centro de este reverso lugar. Todos nos acercamos con precaución para investigar ese suceso tan insólito.
Mis dos mejores amigos; Ribson y Dilan, se aproximaron hacia donde estaba yo sorprendidos por el gran socavón, que sin saber porqué se formó de un día para otro.
Sin darnos cuenta uno de los bordes del agujero, concretamente en donde estábamos nosotros tres, se desprendió haciendo que nos precipitáramos al vacio; oscuro y tenebroso. Solo sé que perdimos el conocimiento y nos despertamos en un casi imperceptible lugar familiar.
Una confortable sensación recorrió nuestro cuerpo. Habíamos regresado a nuestro hogar.
Los tres coincidimos en que ese agujero era una puerta dimensional que conectaba ambos mundos y ahora nuestro cometido era encontrar nuestro reflejo malvado y ocupar de nuevo el lugar que ellos nos arrebataron hace mucho tiempo.
Pocos segundos después sentí un escalofrío que transitó mi cuerpo y al mirar hacia mi derecha lo vi, era mi otro yo.
Les dije a mis amigos que teníamos que atraparlo, y sin pensarlo dos veces fuimos a por él. Mi otro yo advirtió el peligro y echó a correr, pero no fue rival para mí, como suelo decir: el original siempre prevalecerá.
Pudimos alcanzarle, pero cuando lo toqué, un ensordecedor grito emanó de sus cuerdas vocales y al instante se desvaneció tras una nube de ceniza. Quedamos sorprendidos, mas gracias a ello supimos como vencer a estas copias malvadas que un día nos usurparon.
Ahora solo nos queda una cosa; traer al resto de los originales del otro mundo y acabar con las falsas imitaciones que intentan gobernar la Tierra única.
Los tres gritamos al otro mundo que se lanzasen por el agujero con la esperanza de que nos escuchasen, y después de varios minutos observamos unos objetos atravesar la línea que lo divide, eran ellos. Al igual que nos pasó a nosotros también habían perdido el sentido y tuvimos que esperar a que se despertasen.
En cuanto lo hicieron percibimos en sus rostros la misma confusión que nosotros sufrimos al llegar aquí. Les explicamos lo ocurrido y lo que tendríamos que hacer para solucionar del todo este problema, y mientras unos iban en solitario y otros en parejas o pequeños grupos a sus respectivas casas para destruir a sus reflejos malvados, yo me fui a la mía a ver a mi familia antes de ayudar a mis amigos con sus maquiavélicos gemelos.
Nos depara una intrigante aventura en la misión de hacer desaparecer a estos perversos individuos que llevan demasiado tiempo con la victoria en sus manos. Pero ahora nos toca a nosotros. Ya sabemos cómo destruirlos y vamos a disfrutar hasta el último segundo con su exterminio.
Ninguna imitación es rival para los originales.

16 días


baleato baleato

baleato dijo:

historiasextraordinariasg-rbal.blogspot.com.es/2017/05/historias-cortas-el-gemelo-del-espejo.html

HISTORIAS CORTAS: El Gemelo Del Espejo

Si hubiese hecho caso a mis padres. Si no hubiese regresado esa noche para robarlo… ahora no me estaría acercando a mi final.
Hace unos días atrás, fui con mis padres a la nueva tienda que hace esquina con nuestro apartamento. Nada más entrar, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo a causa de todos eses objetos terroríficos, y que según el dueño, ayudaba a ahuyentar los malos espíritus. Para mí eso no eran más que leyendas absurdas, aunque he de reconocer que todo lo que había en ese lugar daba mucho miedo. Me separé de mis viejos, no sin antes ser advertido por ellos de que no tocara nada. Mientras caminaba por el pasillo, veía a ambos lados las estanterías repletas de inciensos, velas negras, cabezas reducidas de supuestos duendes del Pantano Rojo. Había infinidad de cosas que me provocaban tal nerviosismo, que ni siquiera podía tragar saliva con normalidad, aún siendo yo contrario a todas esas memeces. Me percaté poco después del reflejo del techo en una esquina de algo que sobresalía por debajo de una de la estantería izquierda, casi hacia el final del pasillo. Me agaché para ver de qué se trataba, lo agarré y lo arrastré hacia mí. Me di cuenta de que solo la esquina estaba al descubierto, el resto del objeto, se hallaba oculto bajo una tela negra. Al querer destaparla, una mano apareció por detrás de mí tocándome el hombro. Un hombre de avanzada edad me avisó de que dejara aquello en donde estaba, y cuando pregunté qué era, no dijo nada, solo se quedó allí estático sin mover ni un músculo. La situación era tan incómoda que me incorporé aprisa regresando con mis padres.
Cuando volvimos a casa, no paraba de pensar en aquel misterio. ¿De qué se trataba? ¿Por qué tanto secretismo? Puse la alarma para las cuatro de la madrugada, y salí lo más silenciosamente que pude de casa. Me dirigí hacia la tienda con el motivo de robar eso que tanto me intrigaba.
Al lado de la tienda había un callejón que llevaba a la puerta trasera, para mi asombro vi un objeto que se asemejaba mucho al que había visto en el establecimiento, tapado con el mismo tipo y color de tela. Se encontraba junto con otras cosas arrimado a un contenedor de basura. Rápidamente lo cogí, llevándomelo posteriormente a casa. Allí lo apoyé en la puerta de mi habitación después de cerrarla, y con una mezcla de emoción, miedo e indecisión que poseía mi cuerpo, lo destapé arriesgándome al peligro que eso podía conllevar.
Tanto secretismo para acabar viendo que solo era un estúpido espejo. Me acerqué a él porque percibí una distorsión nada común, pero al estar a centímetros del cristal, mi reflejo me sujetó por el cuello tirando de mí hasta meterme en el interior del espejo, observando pasmado como él salía hacia afuera. Estaba atrapado sin poder salir. Por mucho que gritaba, no brotaba sonido alguno de mis cuerdas vocales. Mi reflejo cogió la tela negra para tapar el espejo, antes de hacerlo, contemplé su rostro, cuyos ojos brillantes y una mueca diabólica, reafirmaron mis sospechas sobre su maldad.
Lo poco que pude llegar a ver, fue que me llevaba a la azotea, allí posó el espejo en la repisa, y lo dejó caer. La tela se desprendió a causa del aire creado por la precipitación. Ahora observo cómo me voy acercando mortalmente al suelo, sin dejar de pensar que un terrible y alevoso gemelo originado por mi reflejo en un misterioso espejo, ocupará mi lugar para siemp…

24 días


Entrelibros Entre...

Entrelibros dijo:

Bueno en parte el ecosistema si esta decayendo, me asusta leer lo del Yellowstone, aun que no viva allí aquí también hay signos las chicharras son pocas y los zompopos de Mayo ya no salen en mayo.

28 días


baleato baleato

baleato respondió:

A ver como acaba todo esto. No veo un buen futuro!!

8 días


baleato baleato

baleato dijo:

enlamentedegonzalorbaleato.blogspot.com.es/2017/12/historias-cortas-la-sexta-extincion.html

HISTORIAS CORTAS: La Sexta Extinción Masiva

Ya no escuchamos el aleteo de las abejas. Ya no vemos las coloridas mariposas revolotear entre las flores primaverales. No contemplamos a las maravillosas libélulas volar sobre las cercanías de ríos, lagos o charcos. Ahora ni siquiera apreciamos en el campo a los grillos o saltamontes brincar en grupo.
Hace más años de los que podría imaginar, habitaba en este mundo una gran diversidad de insectos. Todos vivían su vida atentos al peligro natural que constituían sus hábitats, y en el que para sobrevivir, solo necesitaban huir y adaptarse. Mas, ellos ayudaban al ecosistema a subsistir. Pero, desde que la mano del hombre aferró con más fuerza el ansia de poder, ya no existió ningún lugar en el que pudieran esconderse.
Con el cambio climático causado por la combustión de combustibles fósiles en vehículos automotores, la quema de cultivos y bosques, las fábricas, la producción de electricidad, el consumo indiscriminado de carne de res, la deforestación y la transformación de bosques y praderas para dedicarlos al cultivo, ciudades y carreteras, la era de las consecuencias ha llegado.
Los insectos no fueron capaces de sobrellevar este impacto al quitarles todo lo que necesitaban para vivir; un aire puro, un hogar, alimento… Los atrapamos con nuestras comodidades y egoísmo, y no les dejamos avanzar. Ahora la poca vida que queda, está a punto de apagarse, y nosotros incluidos.
Las víctimas de esta extinción favorecían a que la flora perdurara y a cambio esta les proporcionaba comida. Al desaparecer una, la otra también está pereciendo, dejando morir de hambre a los que se alimentan de ella, y estos también se van esfumando, impidiendo que los que se nutren de ellos mueran del mismo modo, hasta llegar a los humanos. Todo era una cadena, y en cuanto se rompió uno de sus eslabones, el resto comenzó a caer.
Los científicos intentan devolver la vida a los insectos a través de especies encontradas atrapadas en la salvia de los arboles, aunque tardarán tiempo en hacerlo. El proceso es muy lento y de suma precisión, y al no haber muchos ejemplares intactos, no deben cometer errores.
Desde la revolución industrial se inició la cuenta atrás del planeta Tierra, y si no se encuentra una solución rápido, el fin será inminente. Porque no solo no podremos sobrevivir sin insectos, sino que el cambio interno que originamos en el mundo está causando otros graves acontecimientos; tsunamis, terremotos, aumento del nivel del mar, tormentas más poderosas, sequías, incendios, desaparición de ecosistemas, aumento de la temperatura de la atmosfera, deshielo, la acidificación de océanos y enfermedades a gran escala. Todo esto ha precedido a un cataclismo global del que nadie podrá escapar. La población humana ha disminuido en varias regiones del planeta. Muchas ciudades han sido destruidas por las guerras. Un alto porcentaje de especies animales entre ellos los humanos, sufrimos mutaciones y alteraciones genéticas que han disminuido la esperanza de vida, y al depender tanto de las tecnologías, nuestro cuerpo y mente se ha debilitado de tal forma, que nos es complicado adaptarnos a este cambio extremo, y las predicciones dicen que lo peor está por llegar.
En Islandia ha aumentado la actividad volcánica debido a la reducción de la cobertura de los glaciares, y el volcán de Yellowstone está dando signos de una destructible erupción.
La pérdida de los insectos no es lo único que nos preocupa. Casi el sesenta por ciento de todas las especies de anfibios están en peligro de extinción, y lo mismo ocurre con en cuarenta y tres por ciento de mamíferos. Todas las especies decaen.
Tengo esperanzas de que aún podemos solucionarlo. Creo que todavía no es tarde. E intuyo que ahora comprendemos que los pequeños actos ocasionan a largo plazo un impacto irreversible, y solo espero que estemos a tiempo de enmendar todas nuestras equivocaciones a pesar de que ya éramos conscientes de a donde dirigiríamos todo esto.
Nos queda un largo trabajo por delante; entre cambiar nuestras acciones, traer de nuevo a especies extintas, curar el mundo y vivir apreciando más el lugar que nos rodea, que es lo que siempre estuvo ahí ofreciéndonos un día más para existir.
Ahora no sirve "el dejarlo para mañana", si hoy no se empieza, la pérdida de la biodiversidad se cernirá sobre la humanidad.

29 días



Para poder dejar comentarios debes estar identificado



Suscríbete a: