Euroresidentes
LOS NIÑOS

LOS NIÑOS

www.Mi-web/pepamonca.com

Creado hace más de 10 años por pepamonca

Dentro de este grupo estaremos todas aquellas personas que disfrutamos de las travesuras de los niños. Además de llenarnos de toda su gracia y alegría, imaginación, impaciencia, asombro y a veces crueldad...

NIÑOS ÍNDIGO:
1. ¿Cómo se reconoce que una persona es índigo?

Son personas muy dinámicas, saben lo que quieren, dicen lo que piensan y actúan de acuerdo a ello. Si en su niñez han tenido la oportunidad de tener padres o personas que les guiaron bien, llenándoles de amor, serán personas con una imagen de Dios propia o sabrán como conducirse para llegar a unirse al todo. Son personas dulces y respetuosas por esencia que responden muy bien a la cordialidad de los demás. Respetan cuando les respetan y aman cuando les han amado. Respetan a sus padres y a las personas que les guían. Si ellos agreden a uno de sus progenitores, es por autodefensa no por agresividad innata. Son personas que tienen una riqueza interior muy grande y poseen conocimientos más allá de lo aprendido enciclopédicamente. Generalmente encuentran fácilmente la explicación a cosas inexplicables. Son personas con una alta sensibilidad y pueden percibir el mundo invisible. Son personas que vibran con la naturaleza y el cosmos y les duele cuando se mata a los animales, cuando destruyen las plantas o cuando se lastima a un ser humano sin ninguna razón justificada. En resumen son seres humanos completos, íntegros, con un alto grado de respeto por los valores humanos (amor, verdad, rectitud, paz y no violencia) que no aceptaran que se les destruya por la incoherencia y la depredación del hombre por el hombre.

2. ¿A qué edad se reconoce a un índigo?

Se puede reconocer desde el momento del nacimiento. Por ejemplo, en los primeros meses de vida, si los padres están atentos, verán que comienzan a hacer cosas fuera de lo común o son más adelantados que el común de los niños de la misma edad. Cuando son más grandecitos y ya pueden hablar podrán tener respuestas inesperadas y con una seguridad sorprendente. Por ejemplo, si un niño de un año ocho meses es agredido físicamente por su padre, el pequeño le responde: "Si me vuelves a pegar, me voy de la casa. No necesitas pegarme, solo dime las cosas y yo entiendo".

3. ¿Siempre hubo índigos en la tierra, o es nuevo?

Siempre los niños que han nacido son más adelantados que las generaciones antiguas por la exposición a nueva tecnología o nuevos descubrimientos. Por ejemplo, no era igual un niño de la época de los 40 que un niño de los 60 o 70. O no era igual un niño que ya nació en la época de la televisión. Sin embargo, estos niños nacían con un cuerpo sin un condicionamiento diferente. La diferencia era dada por el ambiente, mas no por algo intrínseco. Con los índigo pasa algo diferente, ellos tienen en su interior una nueva estructura tanto física como espiritual o energética. En lo físico tienen una nueva constitución en su ADN, que los hace más resistentes a la mayoría de las enfermedades del planeta Tierra. Y en lo energético vienen con un sistema diferente más fuerte, con un aura que capta las energías del planeta y las transforman para su beneficio. Vienen con la característica de la espiritualidad, saben que vienen de algo superior y que están aquí para ayudar a concretar el plan divino, desde donde les toque vivir.

4. ¿Cómo diferenciar un índigo de un niño hiperactivo y/o con déficit de atención?

Fácil, un niño índigo tiene en su esencia íntima la espiritualidad, y tiene mucha sabiduría, saben que existe un ser superior, sin limitarse a una forma específica de la divinidad, o en una religión determinada, respeta a todos en sus creencias. Y si son bien guiados, son respetuosos, aprenden a defenderse sin agresión. Sus actividades siempre tienen un propósito. Pregúntenles que están aprendiendo o por qué hacen lo que hacen y pueden ayudarles a encauzar mejor ese aprendizaje. De esta manera, al entenderles ustedes les ayudarán. Si están confundidos o muy activos pueden ayudarles a encontrar otros medios para llegar a su objetivo. Generalmente los índigo saben lo que hacen.

5. Si es índigo, ¿entonces qué tengo que hacer?

Darles mucho amor, aprender a ser coherente entre lo que piensa, habla y actúa. Crecer espiritualmente y respetarlos. Aprenda a comunicarse de corazón a corazón, recuerde que estos niños pueden leer sus sentimientos y por favor nunca mienta. Solo así podrá ganarse la confianza de su hijo o hija, podrá aprender de ellos y lo podrá ayudar a ser feliz. Se debe poner reglas claras dentro de casa, las mismas que deben ser puestas en consideración a todos los miembros de esa familia y todos deben respetarlas. Recuerde que son niños aun y que a pesar de saber para que han venido, necesitan la guía de los adultos para aprender a manejarse mejor dentro de la sociedad. Solo así podrán cambiar lo que no esté bien dentro del ambiente en que viven.

6. ¿Ser índigo es una enfermedad?

De ninguna manera. Todo lo contrario, es una bendición, ya que las familias podrán estar expuestas a su propia verdad y serán obligadas a crecer para avanzar en el camino.

7. ¿No sé a que escuela enviarle a mi hijo? Lo echaron del cuarto colegio.

Es una de las cuestiones más difíciles porque de acuerdo a mi criterio no existe una escuela o colegio preparado para recibir a estos niños en nuestro país [Ecuador]. En el sistema educativo actual no se respeta la individualidad de la persona y se les prepara para la competitividad. Si ocurriera lo contrario, se encontraría la forma de aprender de cada persona y se enseñaría de acuerdo a ella, a través de clases integradas. Además se les enseñaría que cada persona es responsable de su aprendizaje y que no existe mayor felicidad que lograr el objetivo con la colaboración de los demás, apoyándose los unos a los otros.

Mientras tanto es necesario tener un diálogo bilateral. Por un lado con los niños, para explicarles la necesidad de asistir a una educación regular para fortalecerse como persona, indicándoles que solo así, más tarde, podrá saber qué y cómo cambiar con base de juicio vivencial. Por otro lado, con los profesores y personal administrativo de la escuela, explicándoles las condiciones del niño y tratando de darles mayor información para tratar de cambiar en parte la forma de educación.

La lucha mayor es con el ego y la importancia personal, tanto de los compañeros como de los profesores. ¿A quién le gustaría que le diga que está equivocado y que le señalen los errores? Cuídense ustedes también de no caer en el juego de creerse superiores por tener un hijo o hija índigo. Luchen por la felicidad de sus hijos, tienen que apoyarles. Sean pacientes.

Es difícil, busquen colegios con pocos alumnos, expliquen con claridad el porque su niño o niña fue expulsado de las otras escuelas. Llegue a un acuerdo tanto con el niño o niña como con la escuela. Si les da razones justas a los niños usted podrá tener ganada parte de la batalla. No se imponga, dialogue. No engañe a la escuela justificando a su hijo, dígales como es él, tanto lo positivo como lo negativo. Pero dígales que usted les ayudará en casa.

8. No hace los deberes, ¿qué hago?

Los niños responden bien cuando se los maneja con tratos o acuerdos lógicos. Recuerde que tienen reglas en casa y entre ellas, se puede incluir el horario para ver la televisión, hacer las tareas, jugar, acostarse y levantarse. No rompa las reglas con concesiones absurdas, no se deje manejar. Explique a su niño que no está de acuerdo con los deberes que le han mandado, pero es necesario cumplirlos, porque si cumple con lo que le corresponde, el o ella podrá influir en el maestro o maestra y tendrá autoridad para explicarle lo que siente.

9. Hace las tareas rápidamente y sale del aula, ¿qué debo hacer con mis alumnos?

Diviértase con ellos, juegue. Saque partido de la energía que estos niños poseen. Recuerde que la misión como profesor o profesora es enseñar y ser ejemplo de vida. No sea gruñón o gruñona, disfrute y brinde amor. Si cumplen las tareas, programe otras en forma de juego, de esta manera podrá ayudar a los alumnos más lentos. No caiga en la rutina y no sea predecible. Déjeles con ganas de aprender más. Sobre todo bríndeles mucho amor y paciencia.

10. Mi hijo hace diez mil cosas a la vez, ¿debo preocuparme?

No, preocúpese cuando no haga nada. Mejor si usted le provee de más actividades para ayudarle a aprender más y más. ¡No se arrepentirá! Recuerde que sus hijos son en gran parte lo que usted les da. De esta forma, si quiere niños pacientes, bríndeles paciencia, si quiere niños amorosos, déles amor, si quiere niños tranquilos, déles tranquilidad, si quiere que le entienda, entiéndales, si quiere que sean felices, bríndeles un padre feliz, con tiempo para escucharles, compartir con ellos y aprender de ellos.

11. Mi hijo no come carne, ¿qué hacer?

Nada. La carne no es necesaria para la vida. Los niños saben leer a su cuerpo. Ellos realmente comen poco y no les gustará comer carne de ninguna clase. Menos aun cuando saben que para comerla se tiene que sacrificar a los animales.

12. Mi hijo come comida chatarra, ¿lo permito?

Los niños de esta era no se afectan por la comida chatarra. Ellos saben lo que deben comer y si no, lo sabrán al enfermarse o congestionarse. No se preocupe, pero no sea tan permisivo, si usted deja que su hijo coma veinte fundas de papas fritas, sí, se enfermará, pero si come una, no tendrá problemas.

13. Come solo lo que él quiere, solo tres cosas, siempre lo mismo
y a cualquier hora. ¿Es normal?

Sí, es normal. Recuerde que todos los seres humanos debemos aprender a leer a nuestro cuerpo. El hecho de comer tres veces al día es solo por costumbre no por necesidad. Lo que sí debe cuidar es que el niño respete las horas de comida y aunque no coma nada debe sentarse en la mesa y compartir con los demás miembros. Y pregúntele a qué hora desearía comer. De esta manera podrá establecer el horario del niño que muchas veces no cuadra con el de los adultos pero si sería bueno que tenga ciertas horas para comer algo.

En ocasiones no querrá comer nada. No se preocupe que, cuando tenga hambre, ya pedirá comida. Es importante que tome en cuenta que no coma solo cosas no nutritivas. Debe haber siempre una proporción entre las golosinas y la comida real. A los niños, por lo general, les gustará las frutas, determinados vegetales (especialmente las papas), el arroz, el chocolate, el yogurt, el queso.

14. No me hace caso, ¿qué hacer para que me obedezca?

Sea coherente. Comuníquese con el o ella, no le agreda ni física, ni verbalmente y menos aun con el pensamiento. Recuerde que responde al amor. Advierta las consecuencias de no respetar las reglas (estas deben ser claras) y procure cumplirlas. Él aprenderá pronto. Si le envía al cuarto, no le deje solo, debe estar junto a él o ella. Sin hablarle, al menos hasta que le pase la rabieta y esté dispuesto a hablar y comunicarse coherentemente. Nunca hable con coraje. Usted es el ejemplo de su hijo, hija o alumno o alumna. Si quiere niños obedientes, siga las reglas del amor. Gánese a los niños con paciencia y respételos. No se deje manipular y ponga límites claros de mutuo acuerdo.

15. ¿Es normal que mi hijo tenga premoniciones o experiencias extrasensoriales?

Si, es normal. Son niños muy sensibles a lo invisible. No se asuste, dialogue, dígale que le explique lo que ve y busque usted una explicación con gente que conozca de estos temas. No le asuste, dígale que es normal. Pídale que acepte todo lo bueno y positivo, todo lo que viene de Dios. Y si no proviene de esta fuente, que lo rechacen. Enfatice que nada le puede causar daño si él no lo permite.

16. Mi hijo se pone hipersensible, llora por los perros de la calle ¿cómo protegerlo?

Ustedes son la protección, denles amor. Para ayudarles es bueno hacer una de las siguientes preparaciones:
1. Haga infusión de rosas blancas con cáscara de naranja y mandarina.
2. Haga infusión de cáscara de durazno, con limón y sauce llorón.
3. Haga una infusión de una flor de color blanco y una flor de color rojo. Cualquiera de estas preparaciones el niño puede tomar durante el día, endulzado o no con miel de panela o miel de abeja, de acuerdo a lo que el niño o niña quiera. Y si se resiste a tomar esto, prepare un batido de frutas o jugos con esta infusión o que la beban acompañada con una gaseosa.

17. ¿Es normal que tenga una sexualidad precoz?

Generalmente son más adelantados, pero es necesario que tengan una guía. Recuerde que es bueno hablar con los hijos de sexualidad desde muy pequeños y de manera natural. Ya deberían estar preparados sobre el tema antes de los diez años de todas maneras. Es importante que sean guiados y recuerden que son como esponjas, por lo cual no los exponga a películas o programas que tengan un alto grado de sexualidad. Y si lo hace, explique lo que están viendo.

18. ¿Es verdad que los índigo son sanadores?

Todo depende de la misión para la que vengan. Unos serán más sanadores que otros, pero todos tendrán un grado como sanadores. Lo que si pueden hacer todos es autocurarse. Si se les explica desde pequeños que pueden ayudarse a sí mismos y a otros si lo desean, ellos lo podrán hacer de una manera segura y natural.

19. ¿Existen adultos índigo? ¿Abuelos?

Sí los hay. Ellos han venido un poco antes para poder traer a la vida a los niños cristal o a los master aurient (tercera generación).

20. Se asusta mi hijo de noche y se pasa a mi cama, ¿qué hago?

Déle amor. Sentirá su baño de seguridad y le pasará. Explíquele que nada le puede hacer daño y que él o ella tiene la capacidad de luchar contra todo y que puede defenderse. Y si no ha aprendido todavía dígale que siempre cuenta con usted para defenderlo y no necesariamente físicamente sino también energéticamente.

21. Me preocupa el futuro de mi hijo, le veo desadaptado, ¿qué hacer?

Tener paciencia. Comuníquese y vea qué es lo que quiere o para lo que ha venido. Mande mucho amor y ayúdele, todo el tiempo. Recuerde que quizás la única persona con la que cuente es usted. No permita que sienta el abandono y la soledad. Si está desadaptado es porque usted también ha contribuido a esto. Corrija sus errores, no se sienta culpable y siga adelante. Hable, hable, hable. Con su hijo, sus familiares, sus amigos, los profesores. Pero sobretodo con usted mismo y trace un plan de acción. Incluya lo que desea para su hijo y su familia, defina las reglas de casa, comience de nuevo, haga pactos y acuerdos claros. Recuerde que la comunicación es la tabla de salvación.

22. ¿Cómo decir a la familia y a la escuela que es índigo? ¿Necesita un trato especial?

No necesita decir a los cuatro vientos que el niño es índigo. A menos que tenga problemas. Si lo tiene que decir, debe dar la información correspondiente. Entre más informados estén los personeros de la escuela, más sabrán como tratar a su hijo. Forme un comité especial de padres o hable con el comité central de padres. Organice talleres de capacitación para padres y profesores. No diga que es por su hijo, diga que por todos los niños que se encuentran en la escuela. Entre menos especial sea el trato menos diferenciación habrá. Lo que debe propenderse es hacer que los niños de toda la escuela sean felices y, sean índigo o no, necesitan ser escuchados y respetados.

23. ¿Cómo manejar el ego de los chicos (y de los padres)?
¿Hay que decirles qué son índigo?

Una buena manera es evitar la competitividad entre los seres humanos. Que diferente sería nuestro planeta si tan solo comprendiéramos que cada uno es una pieza importante y única en el universo y que si causamos daño al otro, nos hacemos daño a nosotros mismo. Si son realmente índigo no tendrán problema con el ego, ya que por lo general no les gusta sobresalir o aparecer como estrellas (aunque nunca pasan desapercibidos), y nunca querrán burlarse o maltratar a los demás. Ellos serán agresivos solamente cuando no comprendan porque les hacen daño.

24. ¿Hay colegios especiales para los índigo?

En este momento en nuestro país [Ecuador], no. Pero pronto veremos como la presión de los niños hace que el sistema educativo sea cambiado de raíz.

25. Mi hijo me da miedo, se me va de las manos, ¿cuál es el problema?

El problema radica en su propia inseguridad [de la madre o del padre] y la falta de conocimiento de cómo actuar o qué hacer. El problema es el miedo a que descubran su interior y que exista alguien que le conozca más que usted mismo. El problema es que usted quería tener un hijo para enseñarle y no acepta que ahora tiene un niño que le puede enseñar. La solución es fácil: aprenda a actuar como un ser humano verdadero, integro, unido al universo y todo fluirá. La solución está en ser feliz, diviértase y abra su mente y corazón.

La solución es ser un ser de amor.

Recuerde que tener un niño índigo es una gran responsabilidad
y es un gran tesoro al mismo tiempo.

Diviértase y vuelva a ser un niño de corazón.

Medellín, Julio 21 de 2009

Mi amado Santi

Te escribo esta cartica para felicitarte nuevamente por tus excelentes resultados académicos y disciplinarios.

Me alegra mucho que hayas sobresalido como uno de los mejores de tu grupo y que estés aprovechando la oportunidad que Dios y tus papis te estamos brindando de poder estudiar y salir adelante.

Me he dado cuenta que tienes muy buena memoria, pronuncias muy bien y eres muy atento e interesado por aprender cosas nuevas. Aprovecha esas capacidades.

Ojalá que continúes siendo un niño precioso, inteligente, dedicado y muy obediente. De verdad que nos sentimos muy orgullosos de ti.

Nuevamente mil y mil felicitaciones y un besote para mi negrito lindo.

Tu papi: Pedro Pablo Montoya Calderón

¿QUÉ ES UN MUCHACHO?

Los muchachos vienen en tamaños, pesos y colores surtidos. Se les encuentra donde quiera, encima, debajo, dentro, trepando, colgando, corriendo, saltando. Las mamás los adoran, las niñitas los odian, las hermanas y los hermanos mayores los toleran, los adultos los desconocen y el Cielo los protege.

Un muchacho es la verdad con la cara sucia, la sabiduría con el pelo desgreñado, la esperanza del futuro con una rana en el bolsillo…

Así empieza Bert Weeler su espectacular escrito sobre “LOS MUCHACHOS” con un estilo único y de gran colorido y sencillez. No podía ser de otra manera porque todo lo relacionado con ellos tiene ese toque mágico que encanta y asombra. En los niños y jóvenes está compendiado todo el A, B, C del abanico de posibilidades. Ellos son los mejores maestros y los mejores sabios porque no están contaminados ni enraizados en una idea o concepción. Son exploradores tenaces, hacen preguntas aparentemente tontas y asumen actitudes para algunos insulsas. Sin embargo son dueños de la curiosidad y recordemos lo que ésta le hizo al gato.

Dado que la ciencia cada día nos dota de mejores herramientas para acceder al conocimiento, no podemos olvidar ni por un solo instante las primeras bases que forjan un espíritu investigador en cualquier científico.
Si bien todos empezamos la vida con una curiosidad insaciable, la mayoría aprendimos, al llegar a la escuela, que las respuestas eran más importantes que las preguntas. La habilidad intelectual que se premia es la capacidad de producir la “respuesta correcta”, es decir, la respuesta que conoce la persona que tiene el control, el maestro. Es posible que la educación dirigida hacia la complacencia de la autoridad, la supresión de las preguntas y el respeto de las reglas haya sido útil para dotar a la sociedad con trabajadores aptos para una línea de montaje y con burócratas, pero no nos preparará para un nuevo Renacimiento.

Si afinamos nuestra habilidad para formular preguntas, ampliaremos nuestra capacidad de resolver problemas, tanto en el trabajo como en la casa. Para muchas personas esto supone dejar de poner énfasis en la búsqueda de la “respuesta correcta” y empezar a cuestionarse acerca de si “ésta es la pregunta correcta” y “¿de qué otras formas puedo considerar este problema?”

Para tener éxito en la solución de problemas con frecuencia es necesario replantear la pregunta o estudiarla desde otro ángulo. El ángulo desde el cual se plantean las preguntas puede variar, y la escogencia de uno u otro ángulo tendrá una influencia dramática en nuestra habilidad para encontrar soluciones. El psicólogo Mark Brown habla de una evolución en la manera de formular preguntas, que tuvo como consecuencia una transformación fundamental en las sociedades humanas. Las sociedades nómadas se basaban en la pregunta “¿Cómo llegamos al agua?”, y se volvieron culturas estables y agrarias cuando empezaron a preguntarse, “¿Cómo hacemos para que el agua llegue hasta nosotros?”
Algunos se complacen en divagar en torno del acertijo filosófico: “¿Cuál es el significado de la vida?” Pero los filósofos más prácticos se preguntan: “¿Cómo puedo hacer que mi vida tenga más significado?”

Quizás, ante estas disquisiciones previamente expuestas, un niño o un joven con un gran bostezo sólo acataría a preguntar: “¿A qué horas está el almuerzo? ¡Tengo hambre!”…

Sí, hay que tener hambre, y de la buena. De esa que nos crea la necesidad de buscar y de encontrar.

No se trata de idolatrar a los niños en cuanto niños, no obstante que en su mayoría carecen de un “método” para lograr sus fines, pero sí nos atañe observarlos detenidamente para descubrir sus alcances y la forma peculiar de asumir el fracaso ante el juego como quiera que jugar es su constante trabajo. Para la muestra un botón, de esas tantas anécdotas que suceden con chiquillos: Para los niños de la clase de jardín de infantes de la señorita Lili era un día muy especial. Esto no significa que cada día no fuera especial en el aula pintada de colores brillantes con una enorme locomotora de juguete utilizada como área de lectura y cubículos llenos de libros y juguetes. Pero hoy, la clase recibiría a un importante visitante que jugaría con los niños un juego divertido en el que cada uno tendría su turno.
Santiago, un niño de cinco años, fue el primero en ser seleccionado para este juego que estaba intencionalmente concebido para ser demasiado difícil para los niños. El visitante, un investigador en el desarrollo infantil, le mostró a Santiago una bola de metal brillante que estaba sobre una plataforma unida a una torre.
-Es como un pequeño ascensor – le dijo-. Debes levantar la plataforma hasta la punta de la torre sin que caiga la bolita.
Al primer intento de Santiago, la bola cayó casi de inmediato. La segunda vez, volvió a caer y rodó por la mesa, luego por el piso hasta el rincón. Al tercer intento, Santiago logró levantar la bola hasta una cuarta parte del camino hacia la punta de la torre antes de que volviera a caer. Su cuarto intento no fue mejor que el primero.
-¿Crees que podrás hacer esto?- preguntó el visitante en un tono neutro.
-¡Ah sí! – respondió Santiago con entusiasmo y volvió a intentarlo.

Santiago era representativo del resto de los niños de su clase de jardín de infantes que participaron en este experimento sobre automotivación.

Aunque los niños trataron varias veces de levantar la bolita sin éxito, cada uno de ellos señaló que, a la larga, lograría llevar a cabo la tarea...

Estamos en el tercer milenio. La vanguardia, no hay más, son los niños y su espíritu nuevo. Seamos felices a sus deseos y necesidades.

La noosfera sutil que cubre el mundo está formada por el pequeño sol de su sentimiento y pensar renovador y antiguo a la vez. Ellos portan el fuego del vivir, entregados miles de años atrás al planeta azul del cosmos: LA TIERRA. Los niños son el material más vulnerable y delicado de los sueños humanos.

Dos siglos atrás, las constituciones del mundo hablaban de los DERECHOS DEL HOMBRE, hoy, la nueva constitución de la segunda república, consigna los ”DERECHOS DEL NIÑO” . Para los colombianitos de todas las sangres y todos los colores, la exigencia es una “PATRIA NUEVA”, mejor, donde estén renovadas las relaciones sociales de los adultos enajenados. Esto requiere una cirugía estética, una Nueva Pedagogía y la aplicación correcta de la Autoridad con Afecto. Con la innovación pedagógica de incorporar al árbol de la ciencia y la cultura, la savia de algunos elementos académicos del conocimiento actual, se enriquece la búsqueda de una nueva formación.

Como ser pensante el hombre, razona “profundamente”... y con gran decisión ordena inmediatamente: ni con su entorno, pero aún conserva esperanzas... ¿Sabes en quienes? ¡En los niños! -Eso dicen-

9 Súperniños

pepamonca pepamonca
Alsi Alsi
LiXz LiXz
Shiki Shiki
Sentencia Sentencia
sincera sincera
romysho romysho
adrilachina14 adrilachina14
piscis23 piscis23


Thumb_up +0 / -0 Thumb_down

Sigue_miweb_twitter

2 comentarios

Alsi Alsi

Alsi dijo:

Me alegro de saber que hay personas que creen en los niños indigo, realmente no sabia el nombre de esta clase de personas, creo que alguien muy cercano a mi es uno de ellos, y me ha interesado mucho su pagina y descripcion.Espero poder hablar en breves con vos.Un cordial saludo.

más de 10 años


pepamonca pepam...

pepamonca dijo:

Consejos a mi niño:


1. Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y
haces.

2. Termina siempre lo que comenzaste.

3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.

4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.

5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.

6. Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.

7. Ordena lo que has desordenado.

8. Aprende a recibir, agradece cada don.

9. Cesa de autodefinirte.

10. No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.

11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.

12. No desees ser imitado.

13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.

14. No ocupes demasiado espacio.

15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.

16. Si no la tienes, imita la fe.

17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.

18. No te apropies de nada ni de nadie.

19. Reparte equitativamente.

20. No seduzcas.

21. Come y duerme lo estrictamente necesario.

22. No hables de tus problemas personales.

23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.

24. No establezcas amistades inútiles.

25. No sigas modas.

26. No te vendas.

27. Respeta los contratos que has firmado.

28. Sé puntual.

29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.

30. Habla sólo lo necesario.

31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.

32. Nunca amenaces.

33. Realiza tus promesas.

34. En una discusión ponte en el lugar del otro.

35. Admite que alguien te supere.

36. No elimines, sino transforma.

37. Vence tus miedos, cada uno de ellos es un deseo que se camufla.

38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.

39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.

40. No actúes por reacción a lo que digan bueno o malo de ti.

41. Transforma tu orgullo en dignidad.

42. Transforma tu cólera en creatividad.

43. Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.

44. Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.

45. Transforma tu odio en caridad.

46. No te alabes ni te insultes.

47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.

48. No te quejes.

49. Desarrolla tu imaginación.

50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.

51. Paga los servicios que te dan.

52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.

53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.

54. No trates de distinguirte por tu apariencia.

55. Nunca contradigas, sólo calla.

56. No contraigas deudas, adquiere y paga en seguida.

57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.

58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.

59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.

60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.

61. No conserves objetos inútiles.

62. No te adornes con ideas ajenas.

63. No te fotografíes junto a personajes famosos.

64. No rindas cuentas a nadie, sé tu propio juez.

65. Nunca te definas por lo que posees.

66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.

67. Acepta que nada es tuyo.

68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.

69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal considéralo tu maestro.

70. No mires con disimulo, mira fijamente.

71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.

72. En el lugar en que habites consagra siempre un sitio a lo sagrado.

73. Cuando realices un servicio no resaltes tus esfuerzos.

74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.

75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.

76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.

77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.

78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.

79. No te jactes de aventuras amorosas.

80. No te vanaglories de tus debilidades.

81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.

82. Obtén para repartir.

83. Si estás meditando y llega un diablo, pon ese diablo a meditar.

HE DICHO.

más de 10 años



Para poder dejar comentarios debes estar identificado



Suscríbete a: