Euroresidentes

El Ilusionista


Un Mago

Era un mago. Las tormentas lo seguían. Él podía crear huracanes solo con un gesto de su mano. Su centro tenía dos vórtices, uno lo conectaba con el infinito, y el otro, con sus raíces. Podía cubrirse de fuego cuando el frío lo acechaba, y también podía ser agua, filtrándose en las vertientes de la consciencia cósmica. Tenía una espada que nunca utilizaba, pero que le pertenecía desde siempre y era el símbolo de su poder. Una espada que no podía causar daño, pues era de cristal, frágil y quebradiza, pero podía romper cadenas, cadenas que atan al dolor, a la oscuridad, a la tristeza.
Este mago, además tenía una estrella, una estrella solo para él, una estrella donde podía refugiarse cuando necesitaba sentir, olvidando la realidad para sumirse en la ilusión, y en su propia magia.
Él bebía en copas de esmeraldas y rubíes, bebía el agua sagrada de la creación ilimitada. Bebía del manantial incansable de la sabiduría universal. Bebía constantemente, y nunca estaba satisfecho. Su sed era eterna. Él tenía sed de saber, de conocer, de transmutar, de amar.
A su paso, le respondía la naturaleza. Brotaban flores, enredándose a sus raíces, dando de ellas, toda su energía divina para que el mago se fortalezca. La naturaleza confiaba en él, y le respondía.
Él solía tocar un instrumento sagrado, regalando sonidos únicos y mágicos. Y entonces las tormentas rugían, ofreciéndole a cambio toda su potencia. Con cada nota de su música, las montañas vomitaban su fuego ancestral, haciendo danzar al planeta entero al compás de sus temblorosos movimientos. Él hacía sonar su melodía y el universo entero florecía, solo para él, regalándole las rosas rojas que lo llenaban de fuerza para seguir creando con su magia.
Era un mago, que unía lo divino con lo ancestral, dándole forma a la realidad que luego materializaba. Él podía despertar la furia del fuego, y también, podía aplacar la tempestad. Podía hundirse hasta lo profundo, y resurgir hacia lo infinito. Podía hacerlo todo, con un solo movimiento de su mano, pues él manejaba la alquimia y la magia, y creaba, creaba... creaba.
Ź⁴


Sigue_miweb_twitter

Thumb_up +1 / -0 Thumb_down
1 mes | 51 visitas

No hay comentarios




Para poder dejar tu comentario debes estar identificado

Mis estadísticas

  • 1 mensaje
  • 165 fotos
  • 4 vídeos
  • 2 MP3
  • 265 textos
  • 873 frases
  • 362 comentarios

App Tarot Euroresidentes

Ico_app_tarot

¡Ahora gratis para iPhone/iPad y Android!

App_store

Android_market


Postales gratis

Link_postales

Envía postales gratis a tus amigos, para felicitar su cumpleaños, postales de amor...

Regalos virtuales gratis

Link_regalos

Envía regalos virtuales gratis a todos tus amigos, tenemos regalos románticos, regalos tecnológicos, regalos para los golosos...

Tarot gratis

Link_tarot

¿Quieres conocer tu futuro? Visita a nuestra pitonisa y elige 3 cartas...